Nuestra casa más que centenaria abre sus puertas a una clientela de hábitos sencillos, muy amante de vida sana y de tranquilidad, en busca de un ambiente discreto y de tradición familiar.

No dispone de restaurante, pero la villa y la comarca poseen una amplia oferta gastronómica. No duden en solicitar nuestros consejos.

Heredero del Hotel Rita, el Hostal Rita-Belvedere intenta ofrecer el mejor trato particular, deseando que todas las personas hospedadas se sientan como en su hogar, a cambio de unas condiciones siempre razonables.

Edificio emblemático del Puigcerdà quincuagésimo, el Rita-Belvedere les invita a conocerlo.

Sean ustedes bienvenidos. Vivan, en nuestra pequeña tebaida, unos momentos inolvidables de grato esparcimiento y solaz.

Contemplen sin templanza unas vistas privilegiadas del valle de la Cerdaña.

Gracias a su presencia agradecida e inestimable, siguiendo a su modo los pasos de un Washington Irving en la Alhambra decimonónica, añadan una nueva página a la larga relación de las " Crónicas del Rita-Belvedere ".



Ambiente de los años cincuenta en la terraza del Belvedere